martes, 28 de abril de 2015

DESPERTAR




  Lo que sois ahora es un paso necesario para llegar a ser lo que seréis, en la trayectoria de conocimiento que os llevará  a la unión con la unidad, al vivo despertar.                            

                                                                DESPERTAR

1.121 – 1.  Lectura.      Los caminos de la vida
 
Estamos preparados para hacer los trabajos pendientes, también la caridad espiritual; pero hay un hermano que se olvido de hacer el trabajo indicado y se siente mal. Pide si le podéis ayudar a liberar esa carga, si es de justicia y ley.   


Ahora será atendido por hermanos espirituales en misión. Ya os estamos indicando últimamente que hay aglomeraciones de espíritus que han dejado la existencia corporal y están en vuestros entornos, espetan tés. Tenéis que estar pendientes, hacer los trabajos que indicamos, y tener en cuenta todas estas fuerzas que actúan sobre vuestra realidad corporal y que en muchos momentos os producen alteraciones estableciendo estados de control sobre vuestra propia conciencia.
   
 Lo que comentamos está relacionado con esas indicaciones  que hacéis y estado de ánimo en que os encontráis. Hacemos estas indicaciones para que comprendáis que muchas de estas reacciones son de orden espiritual y se desarrollan en vuestros entornos. Nosotros cogemos estas vibraciones a través de vuestras atmosferas terrenas o campo peri espiritual.  Podemos ver que están ahí, pero vuestros estados conscientes no lo canalizan. Por otra parte, vosotros les dais el sentido y la dirección a muchas de estas reacciones desarrolladas en vuestra materia, como un proceso, una causa de vuestro propio desarrollo biológico.  En muchos casos, son desarrolladas por las reacciones magnéticas de estas fuerzas que indicamos están en vuestros entornos.

Esto, también lo indicamos con relación a esas dolencias que continuamente os atrapan,  muchas de esas dolencias que continuamente tenéis no pueden ser –como se diría en lo humano–, curadas a través de química. Son necesarios otros procesos de orden energéticos.  Movimientos motrices, para liberar esa carga, debido a órganos que se van atrofiando. Y su base y origen, en muchos casos surge de la parte espiritual. Por esa acción que en el fondo, es lo que realmente produce la vida física. En el cuerpo humano si no estuviese el espíritu no habría vida, su proceso sería químico.
 
  Indicamos esto, al ver que faltan despejos que activen la parte eléctrica, que es la que vitaliza y potencia todo vuestro sistema vegetativo. Esta es la indicación que os tenemos que hacer, sois vosotros que tenéis que conducir vuestra realidad y a través de ella ir haciendo el camino, el aprendizaje en la realidad que estáis viviendo. Si no lo hacéis ahora, lo haréis en otra materialidad. Nuestra misión como guías espirituales es haceros las indicaciones para vuestro despertar. Ya hemos indicado muchas veces que cada vez hay más espíritus que están en vuestros entornos por haber dejado la vida física, y a través de vuestras facultades sensitivas  encuentran como un camino, una salida, también  calma y quietud. Y una entrada a una realidad que añoran, que desean y no pueden estar en ella.
Espíritu. Francisco.          Médium del grupo


lunes, 30 de marzo de 2015

AMOR EN EL ALMA





                                                     LUZ EN EL ALMA

La verdad está en vuestro interior hermanos queridos, estas enseñanzas que os damos son para hacer recordar, avivar los rescoldos que activos están en vuestra alma, que despierten del adormecimiento de la conciencia en el plano activo de vuestra misión terrena.

Todos sois canales, todos estáis preparados para escuchar el latido espiritual de vuestro corazón, sentir su esencia, aprender, transformar,  desmaterializar la mente humana y elevar la vibración,  en la misión que tenéis que desarrollar en materia. Así lo habéis determinado u os ha sido impuesto en bien de vuestro progreso. Del contrario, no estaríais ahí en un plano tan primario, en donde tenéis que desarrollar la labor en la misión que os llevó a la tierra.  

De vuestras experiencias humanas sacáis el agua fresca y transparente del conocimiento, en la propia esencia de aquello que ya en espíritu sois. Para compartir con vuestra comunidad humana, en sintonía con la fraternidad espiritual. En la medida de vuestro conocimiento  de la ciencia del alma. Dejaros ir hermanos queridos, como  faros que lanza sus destellos, de luz y amor,   para el progreso de vuestra misión en la fraternidad humana, hermanada con la espiritual.

Nosotros, como misioneros en servicio espiritual, tenemos el deber moral de canalizar vuestras energías mediúmnimicas en bien del conjunto en la caridad espiritual. Nuestra gratitud por vuestro trabajo y nuestro amor

Servicio de mensajería espiritual

jueves, 26 de febrero de 2015

La lluvia de flores


   La lluvia de flores

Había vuelto al centro espiritual  en donde se había iniciado mi desarrollo. El médium,  una mujer de mediana edad, ama de casa y entregada a la causa espírita, en caridad espiritual. Sentada en el centro de una sala y en su entorno la gente del grupo que le dábamos apoyo y fuerza. Hubo unos momentos de relajación preparatoria y a continuación el médium entró en trance, penetrando en un estado de total inconsciencia.
Tanía, la vieja espiritista seguía llevando las reuniones de aquél grupo que tantos recuerdos me traía, y tanto me había ayudado en mi desarrollo mediúmnimico. Como de costumbre se manifestó la portera, a continuación un guía espiritual que dio sendero a trabajos pendientes  atendiendo demandas de personas del grupo que estaban en tratamiento con los médicos espirituales.
Se retiro el espíritu guía  para dar paso a la caridad espiritual, en una manifestación prometida desde algún tiempo atrás, la lluvia de flores.
Pasaron algunos espíritus un tanto confusos que se les dio luz y sendero. Luego se manifestó otro espíritu que en su vida física había sido mujer, era espiritista y había tenido relación con la gente del grupo en su fase terrena, un hijo suyo carnal estaba en la reunión.
Pedía ayuda y caridad para seres muy necesitados. En existencias anteriores había vivido en la selva con tribus muy primarias materialmente,  en  la actualidad desde el astral  su misión espiritual era llevar ayuda aquellos seres que vivían  en la actualidad de manera primaria en zonas de la selva en donde todavía no había llegado la civilización. Vivian de manera primaría, prehistórica, en la mayoría de las tribus en que la hermana Esperanza llevaba ayuda. En alguna, al nacer los hijos los abandonaban en el bosque y la mayoría se morían. Otros, tenían la suerte de algún animal que les llamaba la atención y los alimentaba, en un desarrollo primario. En otras tribus había un patriarcado con cierto nivel de democracia primaria. Cada miembro del poblado aportaba lo que podía. La totalidad de lo recogido era utilizado por todos. El desarrollo sexual se producía por toda la gente del grupo, según simpatías o apetencias. Había aparejamientos de padres con hijos, aquellas tribus vivían de la agricultura y en general eran vegetarianos y no la cazaban.
También había otras tribus carnívoras, la gestación humana producía parte de la alimentación en el grupo. Eran estremecedoras las palabras de aquél espíritu cuya misión era dar apoyo a aquellos seres tan primarios. Pedía ayuda y misericordia apelando a la buena voluntad del grupo, que se les llevase un poco de claridad.
Mientras que en otras partes de la tierra había un súper desarrollo, solamente con los desperdicios que se generaban se podían alimentar a mucha gente que en muchas zonas de la tierra se estaba muriendo de hambre y en la más completa miseria y abandono. Hablaba aquél espíritu de las desigualdades en la tierra que cada vez eran más llamativas y se aceptaba con normalidad, más bien se aprovechaban  zonas de pobreza para mantener reservas, interesadas. Un control de unos pocos sobre las mayorías.
Detrás de mis ideales artísticos había vivido una vida de bohemia compartiendo vivencias con nómadas de diversas razas. Me costaba comprender que en la tierra todavía en la actualidad existiesen seres tan primitivos, tan degenerados en su moral, en fase tan primaria. En la lógica de la vida y su desarrollo costaba concebir semejantes situaciones. Las pruebas eran evidentes y las palabras de aquél ser estaban llenas de amor, no dejaban dudas. ¡Eran palabras limpias que imploraban misericordia!
De manera fugaz meditaba, que continuamente los medios de comunicación –mayormente televisivos–, presentaban tribus muy primitivas con la gente muy desnutrida y cadavérica que se morían por falta de alimento y atenciones sanitarias. Incluso, algunos estados mantenían unas reservas de seres primitivos en la selva a donde se llevaba turismo de masas que visitase la reserva de la tribu. De la misma manera que en un zoo se pueden ver especies en caminos de extinción.
Aquel espíritu pasaba temporadas en la selva dando ayuda a aquellos seres tan primarios. Hablaba de amor y de caridad,  indicó que iba a hacer una lluvia de flores, y señaló que se cerraran los ojos para cogerlas. Para que nadie por su avaricia o lujuria cogiese las mejores. Son flores de los jardines espirituales su aroma su duración y belleza es mayor a las de la tierra, –señalaba aquél espíritu
Para mí todo aquello era inexplicable, pensaba en la sugestión, cerré los ojos, al poco rato veo como si cayesen del techo pétalos de flores, blancas y de variados colores, con tonos brillantes y metalizados, por unos momentos pensé que estaba viviendo un sueño o sugestión, una alucinación de las muchas que me había regalado la vida. Al abrir los ojos mi asombro fue grande, todo alrededor del médium estaba lleno de pétalos de flor. Toda la gente del grupo estaba envuelta en una profunda emoción. Un silencio lleno de interrogantes apretaba muy fuerte los corazones.
–Estas flores son portadoras de hermandad y amor –indicó el espíritu–, como todo lo orgánico tendrá su proceso.
El guía material que conducía la reunión,  preguntó. – ¿Se le  pueden dar al médium las mejores?
– ¡No! –Indicó el espíritu–, no se deben de hacer distinciones. Cada uno con los ojos cerrados que coja lo que le lleve su instinto, es una prueba de amor. 
Se despidió aquél espíritu indicando que se iba muy lejos. También, que se pidiese ayuda y protección para las almas desesperadas por las pruebas de la vida y el infortunio.

– ¿Y estas flores? –señaló el médium al volver a su estado consciente.
–La hermana Esperanza ha pasado y ha hecho la lluvia de flores prometida, –señaló Tania. Para que haya pensamientos de armonía en bien de la comprensión y para la evolución en nuestro mundo terrestre. Todos los que habíamos asistido a aquella reunión elevamos un pensamiento de gratitud pidiendo justicia y amor para los más necesitados.
–Ahora en la población espiritual hay una reunión de espíritus que dan fuerzas a estos trabajos, –indicó Tania, que era la guía material que abría la comunicación con los espíritus, además era vidente. Un momento de profunda quietud, amor y gratitud nos envolvió a los asistentes de aquella reunión hermanada en amor con los espíritus en aquella hermosa manifestación de la lluvia de flor


miércoles, 28 de enero de 2015

AMOR Y VIDA





Casualmente, si algo surge al azar. En un atasco de coches en Barcelona me encontré  con un compañero espiritista que llevaba algún tiempo sin ver, mi sorpresa fue grande, dado que le tenía aprecio por la mucha labor realizada en común. A demás, me había ayudado en mi desarrollo como médium, en el centro espiritual en donde había iniciado mi misión muchos años atrás. Me pidió que pasara por allí, que asistiese a alguna reunión, que se estaban haciendo curaciones importantes, dando mucha ayuda en lo humano y espiritual. Se realizaban materializaciones y estaba pendiente una lluvia de flores que, posiblemente, sería el fin de semana. Que era cuando se hacían las comunicaciones de trance. Le agradecí al compañero y hermano su comentario, a la vez, que le prometía mi asistencia.

                                  AMOR Y VIDA


En la manera prometida aquel fin de semana pase por el centro espiritual que durante tantos años había colaborado, del cual guardaba un profundo recuerdo, cariño y amor a todos sus miembros, hermanos en caridad espiritual.
Ya todo estaba preparado, el médium,  una mujer de mediana edad, ama de casa. Sentada en el centro de aquella amplia sala en donde tantas veces había entrado yo en trance. Rodeada por la gente del grupo, mucha gente era nueva que no conocía. Hubo unos momentos de profunda meditación y elevación de pensamiento y el médium entró en trance, penetrando en un estado de total inconsciencia. Era un gozo vivir aquella entrega en  aquél grupo de personas que se habían reunidos para hacer caridad en unión con los espíritus. Con aquellos seres que ya no estaban en el cuerpo físico pero seguían vivos en conciencia y razón. Manifestándose a través del campo mediúmnimico de una persona, para vivir experiencias del mundo corporal.
Tanía, la vieja espiritista seguía llevando la reunión, era la guía material que establecía el contacto con los espíritus.  Se manifestó la portera, a continuación un guía espiritual que hizo algunas consultas curativas. Según las demandas que le hacían personas que estaban en tratamiento con los médicos espirituales.
Ya realizada las consultas hubo una abertura a la caridad espiritual. El guía protector se retiro y empezaron a pasar espíritus, algunos preocupados por problemas que le quedaron pendientes en la vida corporal. Otros, no conocían su situación y no tenían conciencia de su realidad, espiritual. No sabían que materialmente se habían muerto, confundiendo el cuerpo del médium con el suyo propio.
También se manifestó un abuelo que en su vida física había sido espiritista. Desde su mediana edad había perdido la vista, quedando completamente ciego –hacía poco que había fallecido–. A mucha gente que estaba en la reunión no la había visto  físicamente, en aquellos momentos desde el astral con su vista espiritual y la energía material del médium pudo ver a toda la gente que estaba reunida. Su corazón estaba lleno de amor y de gratitud. Una sonrisa sentida y emocional con una respiración contenida envolvía a la gente del grupo, los más allegados le abrazaron.
– ¿Cómo se encuentra, Padre? –le preguntó Tania, su hija.
–Bien hija. – ¡Ya os puedo ver! –indicó el espíritu.
– ¿Necesita algo…?
– ¡No hija! –ya recojo la ayuda que me dais.
Al resto de los asistentes le dio la mano con palabras de cariño, mientras de los ojos del médium salían unas gruesas lágrimas, alguna gente del grupo –mayormente familiares–, no pudieron controlar las emociones y lloraron, con dulzura y amor. Fue un momento intenso, profundo, que rompía toda norma que manifestaba el racionalismo humano.
Al retirarse aquél espíritu quedó una atmósfera de paz, una profunda hermandad había en la gente del grupo. A alguna gente  las conocía por primera vez, en todos había un sentimiento de entrega y confianzas.
Se manifestó otro espíritu que al principio lo hacía en otro lenguaje, tuvo un gesto oriental. Manifestaba fuerza, confianza y mucha paz. Sentí una fuerte vibración, que comunicaba. Mentalmente le pregunté si venía con alguna misión especial, a la vez lo vocalicé para los asistentes materiales. –sí, estamos en misión de servicio, para dar ayuda y consuelo. Se acaba de estrellar un avión, está aislado y necesitan ayuda para serenar la desesperación, hay hermano materiales atrapados por la tragedia, necesitan apoyo.
–Podemos hacer algo hermano para llevarles algún consuelo.
–Ya se lo estáis dando, cuando acabéis el trabajo de amor y caridad que hacéis, elevar el pensamiento, los guías que os asisten os darán indicaciones y el misericordioso Padre os reconfortará.
–Nos puedes manifestar algo sobre tu identidad y misión, si es de justicia y ley hermano.
–Sí, soy oriental, un guía espiritual. Enviado en misión para la ayuda en las tragedias humanas. Que la luz del amanecer os asista y os fortalezca en la misión de caridad que realizáis.
Se retiro sin que nos diese tiempo a hacerle llegar  nuestra gratitud, por su manifestación. Meditaba sobre aquél espíritu que había pasado, a la vez, trataba de visualizar aquella tragedia. Envuelto en meditaciones  sentí un fuerte escalofrío, miré hacía el médium como si me hubiesen arrastrado la vista a aquél punto, no sé si lo hice con los ojos abiertos o cerrados. Pero sí, vi un campo de energía, áurico. Continuando un cambio en aquella cara que iba cogiendo juventud y lozanía, hasta manifestarse la expresión de Gloria rejuvenecida, con tonos metalizados y diáfanos.
– ¡Glo…! –no puede ser..., eché mano a la boca para detener la expresión. Cerré los ojos para no ver y fue peor.  Sentí su voz en mi interior que me decía –es tu camino y misión–,  sentí como una caricia en mi frente, a la vez, se difuminaba aquella expresión tomando la cara del  médium su normal  fisionomía.
Alguna de la gente del grupo eran videntes,  me molestaba  que entraran en mis intimidades, pero así eran las pruebas en lo humano.
–Tenemos que cerrar el instrumento, dado que ha tenido una fuerte sacudidura al utilizar su campo mediúmnimico para dar la ayuda que nos pidieron, está muy debilitada. Que el Padre misericordioso nos ayude en esta misión de amor y caridad que une a los hombres y los espíritus en fraternidad universal. –con estas indicaciones cerraba el guía espiritual la reunión, quedando pendiente los trabajos de ayuda que nos habían pedido que realizáramos.